© 2015 by Antonio Bernal. 

La Noche del Jacuzzi.-

-Está clarísimo que tú tienes tus prioridades. Tus investigaciones, tus viajes, tus proyectos. Y yo no estoy presente en nada de eso. 

 

Permaneció un instante, casi inmóvil, mirando al infinito estrellado. De un sorbo, apuró la copa, y se convenció de que, lo que había pasado, era lo mejor para los dos. Tiró al agua los restos de hielo, ya convertido  en escarcha y comenzó a soñar con la expedición a Namibia.

 

 

 

Rubén Melero.-